La señora que hace café

Los cafés de la empresa los sirve una señora de unos 45 años, es sumamente flaca y bajita, como
De 1.55mts, su color de piel es a canelado, pelo corto, cubriendo parte de su oreja, tiene un rostro agudo, boca chica al igual que sus ojos, como ven, no llama la atención para nada, pero a mi que me fascinan las mujeres, hay algo en ella que atrae, no se que es pero atrae, siempre esta de falda alta, mostrando sus rodillas y sus muslos, sus piernas son flacas pero se ven fuertes y suaves,
Usa tacos, creo que por ahí va la cosa, siempre que me sirve un café me coquetea, suficiente para pensar que me la puedo agarrar,

Un buen día , hubo directorio y ella se quedó para atender el café a los directores, yo me quedé por que tenía trabajo que hacer, pues ya todos se habían ido y yo tenía para un rato más, una de las cosas que tenía que hacer era desconectar los equipos del directorio y ponerlos en su sitio, estaba haciendo eso, cuando ella entró a recoger las tasas, me miró y se sonrilló, yo la miré con cara de pícaro poniendo mi mirada en sus piernas, no hay nada que decir, todo estaba claro en las miradas, ella quería y yo también, me agaché y empezé acariciar sus hermosas piernas, suavemente, mis manos se deslizaban , las besaba, ella sonreía, luego le bajé el calzón le empezé acariciar y a besasr suavemente la vagina, ella me acariciaba el pelo, empeze a lamer más intensamente, poco a poco ella iba abriendo las piernas y empezaba a mover su cintura, era señal de que se estaba exitando, justamente, se empezaba a humedecer, mientras que a mi se me empezaba a endurecer el pene, cuando sentí que estaba suficientemente húmeda, la senté al filo de la mesa, abriéndole las piernas, le desabotoné las blusa y le descrubrí los pechos, al que se los lamí con suma intensidad, ella cogía mi cabeza, entonces la penetré con fuerza, dio un profundo suspiro, acompañado de un gemido de placer, luego empezé a darle ritmo a la penetración, ella gozaba, movía la cabeza de un lado a otro, yo seguía lamiendo sus pechos, después de un rato, le dí media vuelta y la penetré por el diminuto agujero de su ano, entraba despacio con dificultad, ella gritaba de placer, me exitaba, siii, poco a poco le di ritmo a la penetración, ella se movia con gran placer, disfrutaba, gozaba, después de un buen rato retiré mi pene de ahí, ella se agacho y empezó a lamerlo con pasión , lo lamía, me acariciaba los huevos, los besaba, succionaba con gran placer, hasta que la bombardie de semen, ella se deleitó saboreándolo, ella se paró y le dí un intenso abazo, pegando su cuerpo al mio, nos besabamos con nuestros cuerpos pegados, poco a poco mi pene endurecía nuevamente, sentía su vagina chocar con mi endurecido pene, la lleve a la pared y la volví a penetrar, con fuerza , pasión e intensidad, ella me abrazaba la espalda, me agarraba con firmeza las nalgas, y después de un rato de penetración y chupadas de senos, la bombarié de esperma, Ahhhhhhh fue lo que pudimos decir, Ahhhhhhhhh.